EQUIPOS DE ALTO DESEMPEÑO

Hoy al despertar he recordado un sueño: estaba en un concierto, encontré una sala vacía, y con una situación privilegiada para poder disfrutarlo sin los empujones de las personas que compartían el espacio bajo el escenario. Pasado un tiempo, alguien me vio y una masa de gente comenzó a moverse a mi lugar, me sentí molesta (había perdido mi privilegio) y enfadada (ya no podía ver el grupo de música), hasta que finalmente no se bien como, descubrimos una pared más abierta, con una óptica mejor y además compartimos baile y comentarios. La diversión fue mucho mayor!!
Así que me he levantado pensando en los equipos de trabajo, y ya soñando despierta con un reto: Crear Equipos de Alto Rendimiento.

La característica que identifica a un equipo de alto desempeño es: que las capacidades individuales de sus miembros no son iguales a la suma de todas ellas. Las capacidades individuales no determinan su efectividad, sino que está estará marcada por las dinámicas de relación entre sus miembros.

¿Cómo convertir un grupo en un equipo de alto desempeño?

Dando conciencia, entendiendo e interviniendo en los siguientes factores:

– Crear una visión compartida, construirla mediante un proceso de imaginación y diálogo.

– Aprendizaje transformacional, es decir no es suficiente con acumular conocimientos, se trata de que estos me aporten la posibilidad de percibir e interpretar desde otro punto de vista, desde otro marco mental. Algo cambia en mi forma de ser.

Trabajar la humildad necesaria para poder declararnos “aprendices” y dejar el papel tan ensayado de “sabelotodo” (¿a quién no le gusta tener razón?. Sin darnos cuenta de la gran limitación de oportunidades que ello supone).

– Liderazgo: basado en la escucha y empatia emocional. Además de la orientación al logro, ha de existir una marcada orientación al servicio, entendiéndolo como detección de necesidades de los demás componentes del equipo para facilitar el éxito de la propuesta. Sin confundir necesidades con deseos.

– Habilidades conversacionales y emocionales: crear entornos de confianza, compromiso, responsabilidad, donde se fomente el diálogo, las conversaciones efectivas e identificar lo que se calla (rutinas defensivas del callar).

– Cultura de la impecabilidad que está relacionada con el modo en que los miembros del equipo se comprometen y cumplen los compromisos. Para alcanzarla hay que desarrollar las competencias genéricas del indagar, pedir, ofrecer y hacer promesas.

¿Quieres generar dinámicas de relación efectivas en tu Organización, para alcanzar objetivos? Contacta con Coaching Bilbao Group en el tfno: 616 48 11 70

0 Comments

Be the first to post a comment.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*